Pages

Monday, January 26, 2009

Aurora
Aurora triste y resignada, llegaste hoy para avisarme de mi soledad, no se oyen pájaros cantar junto a la ventana, no hay nadie a quién abrazar junto a mi, sólo el ruido de los camiones que pasan en la avenida y una botella vacía de tinto al lado de mi cama.
Que hermosa luz azul se filtra entre estas sucias cortinas, cuanta belleza que pasa sin ser compartida.
Y el amor, el amor se fué como se fué la noche al iniciar el alba, como se fuéron los días sin darnos cuenta, como se fuéron las aves que cantaban en mi ventana.
Se fué la diosa que yo me "sabroseaba", se subió a un camión sin beberse la última conmigo, se fué sabiendo que me dejó aqui sólo y soñando.

2 comments:

Guevara said...

Ya van varios textos tuyos que reviso, en donde se deja entrever la circunstancia de alguien que percibe y se reconoce en un medio ambiente urbano.
Alguna comparación con la lírica de Rodrigo González quizáz pueda ser pertinente (sobre todo por la "sabroseada"), sin embargo dejémosla para después.
Por lo pronto me quedo disfrutando del panorama que nos compartes, un medio ambiente habitual, que quizás por eso por lo regular pasa inadvertido.
Un abrazo y... ¡es todo, compadre!

David Nateras said...

Tom

definitivamente huele a urbanidad.

Asi son las cosas en esta ciudad.

hey el Robert me dijo que andabas en el periodico, pero no te vi (ya vez que soy corto de vista)

un saludo infernal y aqui andamos.
hl